Entrevista de Nacho Calderon a Alejandro Calleja

Creíamos no tener que soñar una escuela inclusiva.
26
May

Entrevista de Nacho Calderon a Alejandro Calleja

Alejandro Calleja es padre de Rubén, un chico con síndrome de Down obligado por la Junta de Castilla y León a escolarizarse en un centro de educación especial. Sus padres se han negado y denuncian la vulneración del derecho fundamental a una educación inclusiva, al amparo de la Asociación SOLCOM. Puede consultarse información sobre el caso aquí.

La entrevista es realizada por Ignacio Calderón Almendros, profesor del Dpto. de Teoría e Historia de la Educación de la Universidad de Málaga. Estas páginas son un espejo de una entrevista anterior, en la que los papeles estaban invertidos. Puede consultarte la anterior aquí.

¿Qué escuela soñaste para Rubén y qué escuela se ha encontrado? ¿Qué es lo que no ha entendido la institución de Rubén y de tu familia?

Si te soy sincero en este camino inexplorado hace 12 años sólo pensábamos en educar a Rubén como se estaba educando a su hermano tanto en casa como en la escuela. Creíamos no tener que soñar una escuela inclusiva. El hermano mayor de Rubén tiene 4 años más y estaba perfectamente escolarizado en el colegio público del barrio en el que vivimos. Eso es lo que queríamos para Rubén y así fue durante 8 años en los cuales estuvo perfectamente adaptado e integrado siendo un alumno más con sus NEE reconocidas y atendidas, hasta que en 4º de primaria llegó un nuevo profesor-tutor que sin conocerle no le aceptó en el aula y ahí empezaron los problemas. Esta coyuntura generó una quiebra en la escolarización de Rubén pues a raíz de esta situación de rechazo, discriminación y maltrato, constatada y verificada en la sentencia del Tribunal Superior de Justicia, por parte del nuevo profesor-tutor el resto del profesorado que conocía a Rubén en vez de posicionarse a favor de su integración miraba para otro lado, callaba y lo consentía. Por parte del profesorado se empezó a levantar un muro que fue creciendo y se hizo infranqueable pues sabiendo de ello sólo recibimos ánimo y apoyo individualmente y casi a escondidas, pues cuando se trataba oficialmente con la Dirección del colegio, en el Consejo Escolar o con la Inspección educativa era un tema tabú y no se quería reconocer lo evidente. Así de frágil es el sistema.

Toda la comunidad educativa (alumnos, padres y profesores) sabía del comportamiento de este profesor-tutor hacia Rubén y siempre encontramos apoyo y ayuda en los padres y compañeros de Rubén sin excepción y así quedó demostrado cuando fueron a declarar ante el juez.

Como padre era vicepresidente de la AMPA del colegio y miembro del Consejo Escolar, estábamos completamente implicados en el día a día de la educación de nuestro hijo estando siempre abiertos a cualquier sugerencia y colaborando con el colegio para llevar la educación de Rubén a buen puerto. Como familia siempre fuimos exigentes con la educación de Rubén pues a la escuela no queríamos que fuese sólo a estar sino sobre todo a socializarse y aprender sin límites según su capacidad pues le conocemos mejor que nadie y sabemos sobradamente de sus dificultades. Al final esta exigencia fue también un problema pues el profesorado tiró la toalla y sólo pensó y actuó para que Rubén abandonase el colegio.

Creemos que el sistema tiene que cambiar drásticamente pues no puede ser que la escolarización de nuestros hijos dependa de un hilo tan frágil. No puede ser que el profesor-tutor que rechaza, discrimina y maltrata al alumno sea el que inste al equipo de orientación a hacer un informe psicopedagógico para dictaminar la segregación y exclusión del alumno vulnerando su derecho, su dignidad e incluso su integridad. Las familias queremos ser parte activa real en todo este proceso de educación y escolarización.

Quizás habría que pensar cuál es el papel de los equipos de orientación en las escuelas…

Efectivamente, hay que repensar el papel de los equipos de orientación pues entiendo que se deben realizar informes adecuados para saber las necesidades del alumno, lo que no deben ser nunca estos informes psicopedagógicos es la excusa perfecta para dictaminar quién tiene derecho a una educación inclusiva y quien no tiene derecho, pues todos los alumnos tienen el derecho humano fundamental a una educación inclusiva en colegio ordinario. Los dictámenes, poder absoluto de la administración educativa, deben desaparecer pues actualmente son los que sentencian al menor con diversidad a una condena de muerte social.

Muchas personas cuestionan la posición que habéis tomado al negaros a llevar a Rubén a la educación especial. Incluso algunas dicen que no aceptáis a Rubén…

Sabemos que nuestra posición ha generado mucha controversia sobre todo en las personas que no nos conocen. Las que nos conocen nos apoyan incondicionalmente: familia, amigos, conocidos, vecinos… León es una ciudad pequeña en la que todos nos conocemos directa o indirectamente y particularmente hemos recibido el apoyo y ánimo de profesores, inspectores educativos, orientadores, psicólogos…

Sabemos que hay quien opina y dice que como padres todavía no aceptamos a Rubén como es y que nos ciega el amor para no ver la realidad…Respetamos todas las opiniones aunque haya algunas que no compartamos. Desde que nació Rubén fuimos conscientes de esta nueva realidad pero sobre todo de que nuestro hijo era una persona y como tal, así actuamos: nos informamos y nos formamos para ello. Como todo ser humano tiene derechos y dignidad, así de sencillo.

¿Cuál es el combustible de vuestra lucha, por qué y para qué la hacéis?

El combustible de nuestra lucha es Rubén, pues desde que se despierta hasta que se acuesta da sentido a esta batalla: sus logros y sus frustraciones, sus alegrías y sus tristezas, sus progresos y sus dificultades…Le estamos educando para la VIDA y cuanto más autónomo e independiente sea mejor. Sin límites.

Luchamos porque esta situación es injusta para Rubén; porque como persona tiene derechos y dignidad;porque hay un derecho humano fundamental de todos los menores a una educación inclusiva en colegio ordinario; porque ninguna persona y menos un menor tiene que sufrir rechazo, discriminación, maltrato y a consecuencia de ello ser segregado y excluido; porque los profesionales responsables de todo este desaguisado actúan irresponsablemente con prepotencia e impunidad; porque estamos convencidos y así nos lo dicen los profesionales que tratan y conocen a Rubén que lo mejor para él es la escolarización en colegio ordinario pues es el mejor reflejo de la sociedad con sus pros y sus contras frente al centro especial; porque los padres tenemos el derecho preferente a escoger el tipo y el modelo de escolarización que queremos para nuestros hijos; y porque a las familias no se nos puede imputar un delito penal de abandono familiar cuando estamos dando la mejor educación a Rubén, defendiendo su derecho y dignidad como persona. Otras instituciones y personas sí que han abandonado a nuestro hijo.

Seguimos con esta lucha hasta el final para que estos hechos no se vuelvan a producir nunca y para que ninguna familia vuelva a pasar por esta difícil situación pues social y moralmente es inadmisible.

¿Qué emociones y pensamientos encontrasteis al recibir el masivo apoyo ciudadano a vuestra lucha?

En primer lugar agradecimiento, ya que después de tres años de travesía del desierto e incomprensión educativa, judicial y asociativa el apoyo social siempre ha sido nuestro soporte. Llevamos casi 150.000 firmas que haremos llegar al Consejero de Educación para intentar que Rubén vuelva al colegio ordinario del que nunca tuvo que ser expulsado. Este gran apoyo ciudadano nos da fuerzas renovadas para continuar. Pensamos que lo peor ha pasado y al menos lo vamos a intentar con todas nuestras fuerzas ya que sin pretenderlo ni quererlo somos la voz de muchas personas que por múltiples circunstancias no han podido defender sus derechos.

¿Qué le diríais al profesorado? ¿En qué tenemos que cambiar?

Como padre que se ocupa y preocupa de la educación de sus hijos sé de las dificultades a las que tienen que hacer frente los profesores. Las aulas son un reflejo de la sociedad: plural y diversa. Sólo una recomendación: ¿cómo les gustaría que fuese atendido y tratado su hijo en la escuela si tuviese una diversidad? Hay una asignatura que no se enseña en las facultades y es la vocación auténtica a esta maravillosa profesión: respeto, cariño, humildad y comprensión. Profesores y padres: JUNTOS SUMAMOS.

Después que el Tribunal Constitucional no haya atendido a vuestras demandas, pensáis llevar el caso al Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo. ¿Pensáis que dará fruto?

Es triste que el TC no reconozca la educación inclusiva como un derecho humano fundamental y constitucional. No lo ha querido ni estudiar, permitiendo la segregación escolar y la exclusión social, y dando un poder absoluto a la administración educativa en contra de sus propios principios. Increíble pero cierto. Por nuestra parte lo vamos a intentar con todas nuestras fuerzas pues con el apoyo de todos vamos a dar el máximo para que así sea. El derecho a la educación inclusiva lo merece.

La asociación SOLCOM está compuesta por unas personas valiosísimas que van a dar lo mejor de sí para que esta causa triunfe, así que lo mejor está por llegar. Partimos hacia la estación final de este tortuoso viaje, destino Estrasburgo.

¿Cómo habéis vivido la disparidad de criterios que existe entre la Convención, las políticas educativas y el poder judicial?

En todo este cajón de sastre que es la normativa educativa la administración educativa (Ministerio de Educación, Consejería de Educación autonómica y Direcciones Provinciales de Educación)es la que ejerce el poder absoluto. En la ley y en las normas se reconoce el derecho a la educación inclusiva de todos los menores y el derecho de los padres a escoger el tipo y modelo de escolarización pero todo ello queda muy bonito en el texto y prácticamente nulo en la realidad. La crisis económica parece la coartada perfecta para su no aplicación y esta es una grave equivocación, pues no hay ningún estudio económico y académico que lo avale ya que sin educación inclusiva hacemos ciudadanos dependientes para toda la vida y ello conlleva un coste económico y moral inmenso que esta sociedad del siglo XXI no se puede permitir.

Al empezar esta partida sabíamos que no iba a ser fácil, ni rápido, ni sencillo pues el rival que desgraciadamente tenemos enfrente es la administración educativa con sus numerosos funcionarios que juega con las cartas marcadas, pues maneja como nadie la normativa educativa y sus resquicios poniendo al poder judicial a sus pies. El miedo a lo desconocido y la ignorancia sobre temas educativos hace a jueces y fiscales cobardes permitiendo la segregación educativa, la exclusión social y el maltrato a menores, amparándose en informes técnicos que dejan mucho que desear y culpabilizan al menor pretendiendo desear su bien.

¿Cuál ha sido el papel que han tomado los académicos en vuestra lucha? ¿Cuál crees que debería haber sido su desempeño?

Cuando hablamos de educación inclusiva, igualdad, derechos, dignidad… todos estamos de acuerdo que son valores irrenunciables y cuando nos afecta directamente mucho más. Sabemos que hay muchas personas y asociaciones pendientes de nuestra lucha que tiene el sentido de ser transversal, ética, moral y social. Tenemos que ser constantes y no desfallecer cada uno en su entorno y hay que sumar porque sumando PODEMOS.

Responde